Inicio CGT La pandemia no terminó, está en curso

La pandemia no terminó, está en curso

LA CGT MARCÓ SU PREOCUPACIÓN ANTE NUEVAS MEDIDAS SOCIOECONÓMICAS

138
Compartir

Al término del primer encuentro presencial desde iniciada la cuarentena, realizado en la sede de Azopardo el 10 de noviembre, el Consejo Directivo de la CGT expresó en un comunicado titulado “La pandemia no terminó” su preocupación ante la difusión pública de medidas gubernamentales que exteriorizan restricciones presupuestarias en relación a los programas sociales, ayudas económicas a los sectores productivos afectados por la crisis sanitaria y el apoyo al sostenimiento de los ingresos laborales.
Allí plantearon también que no puede ni debe ser dilapidado “el esfuerzo compartido entre el Estado, los trabajadores, los jubilados, los beneficiarios de planes sociales y las empresas, para transitar la pandemia sosteniendo el empleo y evitando profundizar más aun la desigualdad social”.
A pesar de todo, manifestaron su habitual vocación de diálogo en esta transición hacia la nueva normalidad.

Sobre los temas trazados en este encuentro, se refirió el coconductor de la CGT, Héctor Daer, quien planteó que “tenemos que tener el diálogo y los acuerdos necesarios que permitan achicar la pobreza y generar el desarrollo necesario para que la Argentina despegue”. Destacó a su vez que “hay sectores que todavía sufren las consecuencias de la pandemia” y que “necesitamos seguir discutiendo los Programas para atravesar esta situación”.
En distintos tramos del documento rubricado por las autoridades de la central obrera exteriorizaron que han sido copartícipes del esfuerzo que se viene realizando en este tiempo de pandemia, lo que se traduce por un lado en el rol de los trabajadores que están directamente implicados en la lucha contra el coronavirus, pero además en cuestiones vinculadas a la contención de las consecuencias negativas que provoca el virus en la economía y el mundo del trabajo.
En ese sentido, indicaron en el texto que “entre todos hemos construido una red de contención que evitó el colapso social en los momentos más críticos”. Y “asistimos a la reconstrucción en tiempo récord de un Estado olvidado y desguazado durante el gobierno liberal, compartimos y apoyamos las medidas de emergencia tomadas durante la pandemia”.
En ese marco, enumeraron que “con la responsabilidad social que nos cabe, acordamos con los empresarios medidas extraordinarias para sostener el ingreso de los trabajadores, negociamos la renovación de Convenios Colectivos de Trabajo en las condiciones más críticas, y garantizamos la paz social en los momentos más difíciles”.
“Hoy, con la pandemia en curso, con la economía empezando a moverse”, aunque “con muchos sectores de actividad todavía impedidos de funcionar y con las secuelas económicas y sociales a costa”, opinaron que “no es posible desarmar el andamiaje social y económico construido con tanto esfuerzo y garantizar que el cambio de fórmula de actualización jubilatoria no perjudique a los beneficiarios del sistema previsional”, señalaron finalmente, con un tono de gran intranquilidad, ante las nuevas medidas tomadas para el gobierno camino a la pospandemia.
A la incertidumbre por el cambio de la fórmula de movilidad jubilatoria, la situación salarial compleja y la crisis que enfrenta el sistema solidario de salud, se sumó la preocupación de que el costo de las vacunas contra el COVID-19 pudiera quedar en manos de las obras sociales. Con lo cual estarán pidiendo que «sea financiada con recursos del Tesoro Nacional, para evitar la sangría de las obras sociales».
Ante estos vacíos sobre el futuro inminente, se puede esperar que la dirigencia de la central obrera requiera reuniones urgentes con funcionarios de alto mando e incluso con el Presidente de la Nación, para trasladar estas preocupaciones y algunos reclamos de primera mano.
En otro orden, las máximas autoridades de la CGT estarían definiendo en los días subsiguientes si durante la temporada estival los hoteles sindicales de la costa atlántica y de otros puntos turísticos del país serían cedidos por las organizaciones para funcionar como centros de aislamiento de personas contagiada por el coronavirus, como sucede actualmente en gran medida.