Inicio 2019-10 Octubre Hace falta un acuerdo social

Hace falta un acuerdo social

CAMINO A SU CONGRESO ANUAL, LA FATFA ANALIZÓ LA SITUACIÓN NACIONAL

232
Compartir

El 24 y 25 de septiembre, la Federación Argentina de Trabajadores de Farmacia (FATFA), realizó la reunión de Consejo Directivo, que antecede al 64° Congreso General Ordinario que llevarán a cabo el 30 y 31 de octubre.

Encabezado por el secretario general Roque Garzón, el encuentro repasó los puntos de la Memoria y Balance que se tratará en el cónclave anual, y analizó particularmente la realidad nacional y la de los trabajadores del sector de farmacias. En ese marco, además, recibieron la visita del referente de la Unión Industrial Argentina, José Urtubey, con quien en un ida y vuelta de opiniones trataron la situación socioeconómica del país y su repercusión en la producción industrial y en los trabajadores. En cuanto al futuro de la Argentina tras las elecciones de octubre, remarcaron que “lo que se necesita es un acuerdo social, no discursos fundamentalistas y radicalizantes. Estamos obligados a acompañar para que no se desborde la situación general del país, a pesar de que no fuimos responsables de cómo está la Argentina”.

En la primera jornada, los dirigentes trataron los aspectos centrales de lo realizado por la FATFA en el último año, que se puntualizó en el análisis institucional presente en la Memoria, donde también se retrata la realidad nacional e internacional.

En esa instancia remarcaron que “nuestro país debe continuar con el proceso de reconstrucción y liberación nacional que se asienta en los principios de independencia económica, justicia social, cultura e integración nacional”.

En cuanto a la realidad política, se anclaron en las turbulencias del 2018 que impactaron en la devaluación del peso argentino y el acuerdo con el FMI, que entre sus exigencias contempla una fuerte reducción del gasto público, la reforma laboral y previsional. “El problema que más afectó a la población es que el gobierno solo se ocupó de los mercados financieros y se olvidó del pueblo, la clase trabajadora, los sueldos, la incidencia de la suba de tarifas, de transporte y alimentos. Por lo tanto, el deterioro socioeconómico de los trabajadores en el último año fue muy notorio. Lamentablemente, eso no fue un error político sino parte del plan que vinieron a implantar en la Argentina”.

INTEGRACIÓN

Durante la segunda jornada, de la que participó José Urtubey, el secretario general Roque Garzón se refirió a “la fortaleza que debiera tener la opinión y acción sindical en el plano político”. Pero advirtió que muchos “están tan preocupados por lo político que no miran acabadamente las carencias en el plano social”.

En ese sentido, Urtubey habló de la desintegración social y el rol que siempre tuvo el sindicalismo para contribuir a revertirla. “Alberto Fernández de ser electo tiene la enorme responsabilidad de ponerle racionalidad a la situación imperante. Nosotros la mayor hidalguía que debemos tener es acompañarlo, para que en la faz política el país no se radicalice, es decir que no haya más divisiones ni grietas”, destacó Urtubey.

Roque Garzón sumó al respecto: “lo que se necesita hoy es un acuerdo social, no discursos fundamentalistas y radicalizantes. Estamos obligados a acompañar, para que no se desborde la situación general del país”.