Inicio 2019-06 Junio Una herramienta de inclusión

Una herramienta de inclusión

UOCRA FIRMÓ OTRO CONVENIO DE FORMACIÓN PROFESIONAL EN CÁRCELES

307
Compartir

La Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina a través de su Fundación UOCRA, que preside el conductor de la entidad sindical y secretario de Relaciones Internacionales de la CGTRA, Gerardo Martínez, suscribió con el ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires, Dr. Gustavo Ferrari, un convenio de colaboración orientado a organizar y continuar desarrollando acciones de formación profesional en los distintos establecimientos del Servicio Penitenciario Bonaerense.

El nuevo convenio firmado en la sede central del gremio se suma al programa de formación en cárceles que la Fundación viene desarrollando desde el año 2008, en el ámbito de la provincia de Buenos Aires.

En el marco de este programa se han concretado actividades educativas en las unidades penitenciarias de Junín, San Martín, Ituzaingó, Florencio Varela, Batán y Lomas de Zamora, entre otras.

En el marco del nuevo convenio firmado, se avanzará en los próximos meses con las acciones de formación profesional incorporando la sede de Campana como unidad modelo para la terminalidad educativa para jóvenes.

Es de destacar que la Fundación UOCRA cuenta con una edición -la Nº 13- de sus publicaciones «Aulas y Andamios» que instruye acerca de esta problemática social. En formato PDF y bajo el título «Formación en cárceles: otra herramienta de inclusión», el mismo puede ser consultado en la página web de la Fundación.

La editorial de la publicación deja bien en claro a dónde se orienta la UOCRA desde su inicio con este programa de capacitación como herramienta de inclusión: «Cuando hablamos de reinserción social integral, hacemos referencia, por un lado, a la generación de condiciones para que la persona privada de su libertad pueda desempeñarse socialmente en el marco de la ley y, por otro, a la transformación de su subjetividad, asentando principios y valores, destrezas y habilidades que le permitan repensarse y proyectar un horizonte de vida. Los programas carcelarios de educación y trabajo emergen como herramientas fundamentales en ese proceso. Para evitar la reincidencia, desde ya, pero principalmente para sedimentar nuevos proyectos de vida en el camino de la recuperación de la libertad. Son múltiples las experiencias y las iniciativas gubernamentales y no gubernamentales comprometidas con la reinserción social de la población en situación de encierro. Desde Aulas y Andamios, nos parece oportuno contribuir a su visibilidad como disparador de un debate más profundo, vertebrado por la política criminal, la inclusión ciudadana y los derechos humanos».