Inicio 2018-06 Junio Un paro contundente

Un paro contundente

HUGO BENÍTEZ (AOT) TITULAR DE LAS 62 ORG. (CGTRA)

333
Compartir

El secretario general de las 62 Organizaciones Peronistas y conductor nacional de la Asociación Obrera Textil (AOTRA), Hugo Benítez , aseguró que «los trabajadores de todo el país estamos viviendo el deterioro de la situación social que se profundiza día a día”, al destacar la contundencia del paro general convocado por la CGT para el miércoles 29 de mayo en rechazo al rumbo económico del gobierno nacional, tuvo un acatamiento unánime en todo el país con la adhesión de los gremios que integran el brazo político del sindicalismo peronista que él lidera.

En ese sentido, el sindicalista, que integra el consejo directivo de CGT, destacó que “la pérdida del poder de compra de los salarios, las jubilaciones y las asignaciones sociales no se detiene, haciendo que muchos trabajadores con empleo se encuentren hoy dentro de la línea de la pobreza” y agregó que “todos aquellos que han perdido su fuente laboral hoy están sin posibilidades de reinsertarse en el mercado productivo”.

“Aún así, el gobierno nacional, lejos de modificar su plan económico y procurar un programa de emergencia para atender la situación de los que más sufren la crisis social, pretende dar certidumbre y previsión a los mercados”, sostuvo Benítez al tiempo que cuestionó: “Ahora dan aparentes señales de solvencia a los acreedores para continuar con el ajuste de las variables financieras, con el único objetivo de llegar a las elecciones sin supuestos sobresaltos”.

Por otra parte, Benítez remarcó que “en el reciente acuerdo con el Fondo Monetario Internacional continuamos resignando la independencia económica del país” y que “la CGT ha peticionado reiteradamente el aumento del salario mínimo, gestionado un aumento de emergencia para las jubilaciones y asignaciones sociales pero a la fecha no se ha recibido una mínima respuesta satisfactoria a estos planteos”.

Y denunció: “El desempleo crece, el consumo cae y el sector financiero aumenta su rentabilidad a niveles obscenos, mientras la importación de productos innecesarios atenta contra la producción local y la falta de créditos con tasas razonables ahoga a las pequeñas y medianas empresas”.

El sindicalista textil concluyó diciendo que “desde la central obrera, en medio de esta aguda crisis, hemos hecho todo lo que ha estado a nuestro alcance desde el reclamo y el Gobierno siempre ha hecho oídos sordos”, dijo y agregó que de todas maneras « vamos a seguir luchando porque de lo contrario no va a quedar nada de la industria nacional”.