Inicio ROBERTO CORIA PUERTO DESEADO: GUINCHEROS repudian pasividad patronal ante salarios confiscados por Ganancias

PUERTO DESEADO: GUINCHEROS repudian pasividad patronal ante salarios confiscados por Ganancias

239
Compartir

El Sindicato de Guincheros y Maquinistas de Grúas Móviles de la República Argentina (SGyMGMRA) que lidera Roberto Coria, expresó su fuerte malestar ante el descuento compulsivo que las empresas realizan al aplicar el impuesto a las Ganancias de la 4º categoría a los trabajadores de la actividad en la zona de Puerto Deseado, provincia de Santa Cruz. Y apuntó a la pasividad e indiferencia de la patronal local mientras su plantilla de trabajadores en distintos períodos trabajan con la totalidad de sus salarios absorbidos por el gravamen.

Al respecto, la Federación Marítima Portuaria y Naval de la República Argentina (FEMPINRA) a la que está adherido el SGyMGMRA y Roberto Coria es miembro del Consejo Directivo Nacional, manifestó su solidaridad con los trabajadores de Puerto Deseado: «Estibadores, Guincheros, SEAMARA, Maquinistas y Capataces» que «vienen peleando contra el Impuesto al Trabajo, que los perjudica de tal manera que en períodos del año absorbe la totalidad de sus ingresos, convirtiendo su trabajo en gratuito».

En este marco, el secretario administrativo del Sindicato de Guincheros, Marcelo Dávila, expresó: “Estamos frente a una patronal que, siendo agente de retención, no busca ningún tipo de acuerdo con nuestra organización sindical que implique sentarnos en una mesa de negociación para buscar alternativas”. El dirigente cuestionó la injusticia que genera este auténtico «impuesto al trabajo» que destruye la matriz de la base productiva.

Desde Guincheros sostienen que si bien las empresas que operan tanto en este puerto como en el de Zárate y Puerto Madryn, están autorizadas por ley a hacer las retenciones a los trabajadores, la actual grilla de Recursos Humanos refleja que gran parte de los trabajadores reciben, luego de los descuentos de ganancias, apenas un peso por 4 días de jornales. Poniendo en evidencia cómo el impuesto por Ganancias «destruye y confisca» el salario de todos los trabajadores.

Dávila advirtió que, desde el Sindicato de Guincheros «el lunes próximo vamos a empezar a realizar medidas de acción directa dado que la empresa no da ninguna salida alternativa para evitar que sus trabajadores, al momento de recibir el pago, tal como se refleja en las planillas de salarios, terminan recibiendo tan solo $ 0,54 cuando un salario de 4 jornales implica $ 70.000”, especificó.

“Esto resume la locura que está sucediendo en el orden laboral, que ya viene denunciando la CGT, la FEMPINRA, el Frente Sindical y todos los sindicatos del país», dio cuenta el dirigente de la conducción nacional de los guincheros que encabeza Roberto Coria. Al tiempo que cuestionó la insensibilidad patronal al indicar que, si bien «el impuesto al trabajo es algo inadmisible, repudiamos la actitud de las empresas que no buscan algún tipo de paliativo o formato de trabajo que impida que esto se aplique».

El Sindicato de Guincheros avisó que si bien la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, logró que entraran barcos a Puerto Deseado, bajo esta situación “ningún trabajador está dispuesto a desconsolidar mercancía ya que no recibe un salario”. Y lamentó esta anormalidad que padecen los trabajadores en general, por la cual “terminan realizando sus tareas para pagar impuestos, al mismo tiempo que las empresas no se ponen a la altura de la circunstancia para defender sus recursos humanos”, afirmaron.

Otros gremios como el SUPA ya habían realizado medidas de fuerza frente a esta grave problemática que afecta a los trabajadores portuarios patagónicos. En Puerto Deseado este conflicto que alcanza a una plantilla de más de 900 trabajadores, está generando un fuerte malestar y se estima que puede expandirse a otros puntos del país.

La Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), como la Federación Marítima Portuaria y de la Industria Naval (FeMPINRA), además de reclamar a las autoridades competentes algún tipo de paliativo para neutralizar esta problemática tributaria regresiva, desde siempre vienen exigiendo desde hace mucho tiempo, un cambio estructural en la cuarta categoría del Impuesto a las Ganancias para que no termine siendo un verdadero Impuesto al Trabajo que va a terminar produciendo la paralización de distintos puertos del país.