Inicio PAPELEROS PAPELEROS: Lanzan PLAN DE LUCHA por revisión paritaria y reclamos

PAPELEROS: Lanzan PLAN DE LUCHA por revisión paritaria y reclamos

246
Compartir

La Federación que lidera Ramón Luque lo dará a conocer en los próximos días ante los «reclamos insatisfechos en la paritaria: Un bono x ser esenciales. Una suma de fin de año que se abonaría en diciembre de cada año. Y la revisión del período 2020-2021.

En un detallado y exhaustivo informe dirigido a los sindicatos de base adheridos, sus secretarios generales y por su intermedio a las respectivas Comisiones Directivas, la Federación de Obreros y Empleados de la Industria del Papel, Cartón y Químicos (FOEIPCyQ) que conduce José Ramón Luque, los puso «en conocimiento de lo actuado y resuelto por esta Conducción Nacional en el ámbito de la paritaria nacional», que apunta a tres reivindicaciones concretas: Un bono en reconocimiento a la continuidad laboral de los trabajadores papeleros, declarados esenciales en la emergencia en el contexto sanitario creado por la pandemia del COVID-19. Una suma de fin de año cuyo criterio de aplicación nos sería por única vez, sino que se abonaría periódicamente en el mes de diciembre de cada año, sentando las bases para la futura incorporación de esta reivindicación a los Convenios Colectivos de Trabajo. Y la revisión del acuerdo firmado inicialmente para el período salarial 2020-2021, mediante un incremento porcentual de los básicos de convenio».

La organización sindical señaló a través del documento emitido el 21 de enero con las rubricas de su secretario general, José Ramón Luque, y el secretario adjunto Claudio Guillermo Urquiza, que el primer pedido «fue formulado por los medios a los que nos obligó el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) para proceder a la negociación colectiva, inicialmente por el correo electrónico, siendo posteriormente formalizada la petición a través de cartas documento. Allí argumentamos que el carácter esencial con el que se había calificado a nuestra actividad, que nos exceptuaba del cumplimiento del ASPO para posibilitar la continuidad de la producción, ubicó a nuestros compañeros en el mismo nivel de riesgo al que se enfrentaba cualquier otro trabajador encuadrado en es excepcionalidad, algunos de los cuales habían tenido un reconocimiento económico por este motivo desde el primer momento».

Al respecto, la FOEIPCyQ puntualizó que «puestos por la normativa ante iguales riesgos, nos consideramos por lo tanto merecedores de un incentivo similar», y para el caso recordó la circular 259 de 2020 en la cual se puede constatar «que nuestra propuesta consistió en una asignación mensual de carácter no remunerativo de $ 7.000 (pesos siete mil), que las empresas abonarían a cada trabajador a partir de agosto de 2020 y mientras durara el ASPO.

En ese sentido, la entidad gremial federativa refirió que «la insensatez con la que las asociaciones patronales contestaron nuestro reclamo, sólo fue superada por nuestro convencimiento de que el mismo era justo, lo que llevó al Consejo Ejecutivo a resolver la presentación de un recurso ante la Justicia». Sobre el mismo remarcan que los jueces que ya han resuelto sobre los amparos presentados, han coincidido en determinar que «corresponde el tratamiento del reclamo en el ámbito paritario»,.

Para el caso el gremio hace referencia a las actuaciones judiciales presentadas contra la Asociación de Fabricantes de Celulosa y Papel en el Juzgado Nacional de 1ra. Instancia del Trabajo Nº 56; contra la Cámara Argentina de Fabricantes de Cartón Corrugado ante el Juzgado Nacional de 1ra. Instancia del Trabajo Nº 49; contra la Cámara Argentina de Fabricantes de Productos Abrasivos en el Juzgado Nacional de 1ra. Instancia del Trabajo Nº 19; y contra la Papelera del Plata S.A. y otros, ante el Juzgado Nacional de 1ra. Instancia del Trabajo Nº 51.

No obstante, destaca que algunos de los jueces «avaló la procedencia de nuestro planteo en su fallo», manifestando -por ejemplo- que «las consecuencias de la pandemia que enfrenta el mundo y en nuestro país -en especial- los trabajadores denominados esenciales, bien podrían dar lugar a pretensiones como las que se incoan en el presente».

Por otra parte, subrayan que aproximándose el fin del pasado año 2020, «iniciamos de igual forma el pedido de una suma fija de $ 15.000 (pesos quince mil) a abonarse con la segunda quincena de noviembre, a través de cartas documento y manteniendo luego reuniones por videoconferencia, sosteniendo este pedido sobre la crisis sanitaria y económica que afecta profundamente a los trabajadores de la actividad».

En este contexto, la FOEIPCyQ indica que ante la negativa empresaria, el Consejo Ejecutivo formuló y ejecutó durante el mes de diciembre de 2020, con la colaboración de los sindicatos alcanzados, una primera etapa de asambleas en puertas de fábrica en las que se informó a los participantes sobre los reclamos que se estaban llevando adelante, la rotunda negativa empresaria a acceder a satisfacerlos, y las perspectivas de una inminente reapertura de la paritaria nacional para la revisión de los acuerdos firmados.

La organización sindical destaca que, «esta última reivindicación se planteó como imperiosa ante el avance del costo de vida y la pérdida acelerada del poder adquisitivo del salario. Así se anticipó al sector empresario mediante cartas documento de nuestra intención de iniciar la negociación no bien diera comienzo el nuevo año», advirtió.

Ya en este último punto de las peticiones, la Federación Papelera da cuenta que «el planteo que formulamos en esta nueva ronda de negociación atiende a las verdaderas necesidades de los trabajadores papeleros. Un ofrecimiento empresario que se vincule a las cifras de inflación resulta totalmente insuficiente, por entender que ésta no tiene relación con los precios de los bienes de primera necesidad (como la carne, la leche, y demás), que han aumentado muy por encima de los porcentajes generales. Una demostración adicional surge de la comparación de los salarios promedio del gremio con la valorización de la canasta básica que supera ampliamente los $ 50.000 (pesos cincuenta mil) mensuales».

Al mismo tiempo, acotan que «debemos señalar que la continuidad de la producción de nuestro sector industrial nunca se quebró, como tampoco disminuyó el ritmo de trabajo ni la demanda de productos celulósico papeleros. Antes bien, ciertos momentos de la pandemia motivaron a algunas empresas para la apertura de turnos, otorgamiento de horas extra, trabajo en días domingo, y hasta la incorporación de nuevo personal».

En virtud a todo lo expuesto, la FOEIPCyQ hace hincapié en que «el sector empresario carece de argumentos para sostener que no puede afrontar económicamente estas reivindicaciones. Pero sabemos con quienes tratamos: son los mismos que intentaron que acordáramos un marco que les permitiera suspender al personal y rebajarles el treinta por ciento de sus salarios, aún cuando la perspectiva de concretar dichas suspensiones en forma masiva no tenía correlato con la realidad que atravesaba el sector».

En esa línea, remarca la entidad sindical que «si bien no alcanzaron ese objetivo, de todas maneras se apropiaron de un beneficio inmerecido con el programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), cuyos subsidios, otorgados por el Gobierno nacional pero pagados por todos, les permitieron abonar sólo la mitad del salario a sus trabajadores, siendo que no estaban destinados a las empresas que mantuvieron su facturación. Así, aceptaron de buen grado la transferencia de recursos de los más pobres, a través del Estado, mientras que como integrantes del poder económico concentrado rechazaron, con argumentos vacios, la institución del Aporte Solidario y Extraordinario de las Grandes Fortunas, destinado a morigerar los efectos de la pandemia entre los que menos tienen».

En un panorama general y dados los más que claros fundamentos que expuso en la circular, la Federación acentuó finalmente que, «evaluando todo lo actuado y las respuestas recibidas, consideramos que la vía del diálogo se encuentra prácticamente agotada», que «queda poco margen para que exista un acercamiento entre las partes que pueda llevar a una solución». Por ello, y «atento al fracaso al que han conducido las últimas reuniones mantenidas con la Asociación de Fabricantes de Celulosa y Papel, el Consejo Ejecutivo, en concordancia con las facultades otorgadas por los cuerpos orgánicos federativos, aprobó un plan de lucha», que se dará a conocer en los próximos días.

Para concluir, la FOEIPCyQ que lidera José Ramón Luque insta a la conducción zonal de cada sindicato a que «difunda el informe que aquí se detalla a los compañeros de la zona de actuación», invitándolos a «estar atentos a las novedades que puedan tener lugar a la brevedad».

FUENTE: Circular 274 de 2021 de la FOEIPCyQ del 20 de enero de 2021 «Reclamos insatisfechos en la paritaria. Anticipo plan de acción»