Inicio AMRA/ Sindicato Médico AMRA en el DÍA del MÉDICO “nada para festejar”

AMRA en el DÍA del MÉDICO “nada para festejar”

298
Compartir

La Asociación de Médicos de la República Argentina en el Día de las y los Médicos que se cumple este jueves 3 de diciembre fue contundente: «Este año no hay nada que festejar».

3 de diciembre – Día de las y los médicos.

ESTE AÑO NO HAY NADA QUE FESTEJAR

Por nuestros colegas caídos, más de 50 profesionales médicos en la provincia de Buenos Aires y por las complicaciones crónicas que otros compañeros padecen, todo esto producto del COVID-19, expresamos que no tenemos nada que festejar. A esto debemos sumar la desatención histórica, la falta -ya crónica- de condiciones de trabajo adecuadas para realizar las tareas y las remuneraciones indignas de los empleadores que rayan con la línea de pobreza.

Hundidos en el multiempleo, con una sobrecarga laboral física y psíquica, un desgaste prematuro que nos provoca enfermedades de manera anticipada; por trabajar no registrados y sin los beneficios laborales reclamados hasta el hartazgo, no tenemos nada que festejar.

Los empleadores de las empresas comerciales, clínicas, sanatorios, prepagas y algunas de la seguridad social, agrupadas en “cámaras empresariales”, crecieron exponencialmente en sus estructuras durante estas décadas y se niegan sistemáticamente a firmar, a pesar de estar judicializado el reclamo, los Convenios Colectivos de Trabajo con nuestro Sindicato de Médicos AMRA. Pero a sus clientes, que en definitiva son los pacientes, las personas que sufren, les cobran costosas cuotas para pertenecer como socios y a los trabajadores de la profesión médica les pagan con miserias, por esto no tenemos nada que festejar.

Debemos expresar que el empleador Estado no se queda atrás, con una mayor expresión del “empleo informal” en algunos territorios provinciales y la mayoría de las jurisdicciones municipales donde los colegas trabajan a destajo y como monotributistas, por esto no tenemos nada que festejar.
Por estas consideraciones expresamos que a partir del día 3 de diciembre de este año 2020, se establezca a nuestra profesión de riesgo, se confeccione nuestro listado de enfermedades profesionales, se destierren las formas fraudulentas de trabajo, que todas estas organizaciones se integren y la Salud Pública Argentina deje de pertenecer a la “economía informal”, dándole cumplimiento a lo establecido por nuestra legislación laboral y los tratados internacionales (OIT) a los que adherimos como Nación.

Por último, expresamos que si todo este desorden de los subsectores de la salud surgieron de la connivencia de las estructuras de Estado, instamos a los organismos de aplicación, los Ministerios de Salud y Trabajo a que comiencen a integrar a la Salud Pública de una manera racional y que los médicos trabajemos de manera formal por nuestro bienestar, el que nos corresponde y la Salud de las personas que sufren por la pérdida de este derecho humano.

Sabemos que cuando el pueblo argentino entienda, acuerde y exija este cambio, se podrá llevar a cabo por medio de sus representantes, ese día 3 de diciembre volveremos a festejar.