Inicio PAPELEROS La Lealtad PAPELERA plasmada en conquistas laborales

La Lealtad PAPELERA plasmada en conquistas laborales

35
Compartir

El Consejo Ejecutivo Nacional de la Federación de Obreros y Empleados de la Industria del Papel, Cartón y Químicos (FOEIPCyQ) que conduce José Ramón Luque, conmemoró el 17 de Octubre de 1945 «ejercitando la Lealtad a las conquistas laborales históricas».

Poniendo el acento en que «la Obra Sindical es Defender los Derechos de los Trabajadores», el Consejo Ejecutivo Nacional de la FOEIPCyQ manifestó a través de una solicitada que, «a 75 años de la gesta nacional del Pueblo Argentino, se impone volver nuevamente a las fuentes de una movilización obrera que, convocada espontáneamente para reivindicar los primeros principios sociales que impulsaba por entonces el Coronel Perón, ganó las calles para reclamar por la libertad del hombre que la clase trabajadora eligió como el conductor de sus derechos laborales».

«Así lo rescató de la Isla Martín García», rememora la Federación Papelera, «para que se cumplieran con las leyes fundacionales de la actividad gremial, sostenidas en las luchas y negociaciones que dieron a luz los encuadramientos y convenios colectivos, en la acción de propiciar la sindicalización de la fuerza del trabajo. Derechos y conquistas que se transformaron en leyes de rango constitucional, como el sueldo anual complementario, los períodos de descanso vacacional, entre decenas de beneficios sociales que la acción sindical puso en práctica, haciendo realidad los valores sociales del Peronismo».

«Todo en el marco de un país que se encaminaba hacia la Justicia Social, la Soberanía Política y la Independencia Económica, con el objetivo de un desarrollo nacional, sostenido en la educación, la salud y el bienestar de los desprotegidos y los marginados», hace hincapié la FOEIPCyQ al tiempo destaca que por entonces «el Estado propiciaba un proceso de industrialización con el horizonte puesto en el desarrollo productivo con fabricación, no sólo de materias primas para la provisión de las necesidades básicas, sino enfocado a la generación de productos con valor agregado y el usufructo de nuestros recursos naturales, pensando al país en su conjunto».

Trasladándose al presente, la Federación nacional que lidera Ramón Luque señala que «hoy, el mandato de quienes tenemos la responsabilidad de velar por los intereses de las mujeres y los hombres de trabajo, nos exige retomar el camino, aún en el actual contexto de pandemia sanitaria y en medio de esta nueva crisis social. Por eso nuestra organización protagonizó recientes luchas con demandas para proteger la salud en cada establecimiento de nuestro sector, haciendo respetar las condiciones de empleo, hoy enmarcadas en los protocolos sanitarios que determinó la actual pandemia, con el objetivo puesto paralelamente en la reivindicación del poder adquisitivo y el reconocimiento a nuestro trabajo, más aún en el marco legal de ser reconocidos como trabajadores esenciales para enfrentar el coronavirus».

«Por esto mismo», la Federación de Obreros y Empleados de la Industria del Papel puntualiza que «solicitamos a la Confederación General del Trabajo que encabece el proceso de cambio que el Movimiento Obrero necesita ante la nueva realidad del mundo laboral», señalando que, «asimismo nuestra Federación considera insuficiente el actual acuerdo alcanzado en el marco del Consejo del Salario y Empleo, donde se determinan ingresos que llevan a los trabajadores a ser oficializados como ciudadanos pobres y hasta indigentes con ingresos insuficientes para asegurar el mínimo bienestar de la Familia Trabajadora». Por lo que advierte que, «es tiempo de discutir profundamente qué implica la instrumentación de la tecnología para cada compañera y compañero en sus lugares de trabajo y en el desempeño diario de sus tareas. Porque las supuestas bondades de la robotización deben significar mejoras concretas en la calidad de vida del Pueblo Trabajador».

Y pasa a preguntarse y preguntar: «¿Cuánto tiempo más debemos esperar para discutir abiertamente la reducción de la jornada laboral?. ¿Por qué no debatir profundamente la representación de los trabajadores en los directorios de las empresas?. ¿Cuándo, sino ahora, es el momento para exigir la participación en las ganancias de las empresas para que estos beneficios económicos alcancen también a quienes diariamente ponen su esfuerzo en cada jornada de trabajo?.
Para finalmente sostener: «Sólo poniendo estas y otras demandas como exigencias para reivindicar una auténtica Cultura del Trabajo, estamos honrando la gesta histórica que dio a la luz el Día de la Lealtad. De lo contrario sólo estamos siendo funcionales a un proceso de explotación y expulsión de la Fuerza Laboral, quedando expuestos a ser juzgados como cómplices en la entrega de los derechos ganados, enfrentando las injusticias», y concluir diciendo: «Es hora de volver a encarnar a un Movimiento Nacional y Popular que debe ser orgullo de todos aquellos que asumimos el legado y el mandato de ser Peronistas».