Inicio TRABAJO PELUQUEROS Y PSICOLOGOS bajo estrictos protocolos COVID-19 vuelven al trabajo

PELUQUEROS Y PSICOLOGOS bajo estrictos protocolos COVID-19 vuelven al trabajo

77
Compartir

Peluqueros y psicólogos con turnos y nuevas rutinas, vuelven al trabajo tras más de cuatro meses de inactividad y bajo estrictos protocolos COVID-19 para disminuir el riesgo de los clientes y pacientes, respectivamente.

Las peluquerías porteñas abrieron sus puertas a partir de este miércoles 29 de julio, después de cuatro meses de estar cerradas. Del mismo modo, los psicólogos, psicopedagogos, terapistas ocupacionales, kinesiólogos que trabajan con trastornos del neurodesarrollo y para la tercera edad y fonoaudiólogos que trabajan con trastorno del espectro autista (TEA), vuelven a atender en sus consultorios gabinetes.

De acuerdo al protocolo que fuera presentado por la Federación Nacional de Trabajadores de Peluquería, Estética y Afines (FeNTPEA) y aprobado por la autoridad competente, los salones de belleza tendrán un nuevo escenario y una nueva dinámica: turno programado para evitar aglomeraciones, alfombras sanitizantes, un protector plástico para los objetos personales, pulverizadores de alcohol y una declaración jurada para poder atenderse y que certifique la ausencia de síntomas durante quince días.

Con cierta ansiedad, los peluqueros advierten que esta metodología de trabajo ya está aplicándose en las localidades que se encuentran en una fase más avanzada. Y se muestran conformes con los resultados. En Rosario, por ejemplo, los salones de belleza llevan abiertos más de 70 días y no hay ningún contagio que se pueda rastrear con ese origen ni hubo ningún peluquero que haya contagiado a un cliente.

Se calcula que en AMBA, antes de la pandemia, había 15 mil peluquerías en las que trabajaban 8 mil peluqueros. Fueron muchos los locales que no resistieron y tuvieron que cerrar, por lo cual el número actual es aún incierto. Más allá de las reformas y los cambios en las rutinas -algo que en verdad excede a la actividad de cortar el pelo porque ya nada será como antes- uno de los grandes problemas que enfrenta la actividad es que alrededor del 40% de los empleados de los salones de belleza y esteticistas vive en el Conurbano, y no van a poder usar el transporte público para llegar a la ciudad.

LA NUEVA RUTINA EN LA PELUQUERÍA

•Se atenderá únicamente con turno previo. Tanto el estilista como el cliente deben llevar tapaboca. En caso de llevar un abrigo, se deberá guardar con un protector de plástico antes en recepción.

•Se terminó el multitasking en los salones. Cada peluquero atenderá a un cliente por vez y no podrá haber acompañantes.

•El cliente deberá higienizarse las manos antes de empezar y deberá permanecer durante todo el tratamiento con el tapaboca puesto.

•Se deberá garantizar un espacio de 15 metros cuadrados entre cliente y cliente.

•El estilista deberá tener su propio material de trabajo: un kit de herramientas limpias con peines, tijeras, clips, pincel o productos para el pelo.

•Los envases deberán limpiarse y desinfectarse después de cada uso con un cliente. Antes de usar champús, mascarillas o geles, el estilista deberá lavarse las manos antes de aplicar el producto o usar herramientas desechables para agarrar el producto de un tarro.

•No se deberán compartir los productos durante el servicio entre estilistas que estén atendiendo a diferentes clientes.

•Para aumentar la capacidad (dado que podrán entrar menos clientes en el local), el horario de apertura y cierre podrá ser entre las 11.00 horas y hasta las 21.00.

•Podrá ofrecerse agua en botella. En caso de tener dispensador de agua se deberá desinfectar cada 2 horas.

•El salón deberá informar al cliente sobre los recaudos y las formas de prevención. Se debe colocar cartelería visible en el establecimiento, con información actualizada sobre métodos de prevención para el COVID- 19. Se deberá señalizar los lugares de espera para mantener una distancia de 1,5 metros entre trabajador-cliente y entre clientes. Y de ser posible, se colocarán mamparas para separar a los clientes y varios cestos para los residuos.

•El protocolo establece medidas obligatorias, pero de acuerdo a las posibilidades económicas, cada peluquero podrá sumar iniciativas que, en la etapa que se abre, serán tan importantes como el servicio en sí.

FUENTE: AGENCIA TÉLAM
FOTO: NA JOSÉ LUIS PERRINO