Inicio 2020-04 Abril La lucha sigue: nos obligan a exponernos

La lucha sigue: nos obligan a exponernos

PESE A ACATAR LA CONCILIACIÓN OBLIGATORIA, URGARA VE AFECTADOS LOS PRINCIPIOS DE SU RECLAMO

177
Compartir

La Comisión Directiva de la Unión Recibidores de Granos y Anexos de la República Argentina, los secretarios generales de Seccionales y Delegaciones y Delegados de Personal, «ante las diversas disposiciones, comunicados empresarios y publicaciones periodísticas mal intencionadas, que pretenden afectar los claros principios que sustentan el reclamo de la Entidad por la preocupación de la salud e integridad de los trabajadores de la actividad obligados por una norma injusta a prestar servicios en riesgo de contagio por la pandemia del COVID-19 que nos azota», salió a desmentir las mismas.

En ese sentido, expresaron que «la URGARA en sus 75 años de vida institucional ha sido respetuosa de la Autoridad y de sus resoluciones, por lo que, desmentimos cualquier denuncia de incumplimiento de la Resolución del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de la Nación, que dispuso la conciliación obligatoria a nuestro reclamo de suspensión de las actividades de exportación y comercio exterior incluidas en el decreto de Presidencia Nº 260/2020 por el grave riesgo que dicha tarea impone a los trabajadores del sector en una actividad no esencial para combatir la propagación y contagio del virus COVID-19.

A través de un comunicado, el gremio manifestó que «hoy los trabajadores representados gremialmente por la URGARA, están obligados a trabajar, y así lo están haciendo exponiéndose a medidas de seguridad y protocolos limitados que en nada evitan la posibilidad de contagio de la enfermedad con trabajadores de buques extranjeros que no cumplen las mínimas condiciones de aislamiento o control de los síntomas en los mismos.

Una vez más reafirmamos que los trabajadores son expuestos innecesariamente ante una pandemia que día a día viene en un exponencial y peligroso crecimiento y que, como consecuencia de tal exposición, no solo ellos están en riesgo, sino también su grupo familiar y la sociedad en su conjunto.

Coincidimos plenamente con lo expresado por nuestro Presidente, al manifestar que prevalece la vida ante la economía, y que ante esta tragedia y emergencia los empresarios no pierden, solo ganaran un poco menos.

Por ello no se comprende y resulta contradictorio al extremo que se sostenga la actividad de estas grandes empresas multinacionales que mueven el sistema agroexportador permitiéndoles continuar con sus múltiples ganancias en la venta de cereales durante el plazo del aislamiento social preventivo y obligatorio dictado, arriesgando la salud e incluso la vida de los trabajadores de la actividad.

Haciendo hincapié en su obligación de seguir bregando por la inmediata suspensión de la actividad «antes de que sea demasiado tarde», sin perjuicio de ello y ratificando su pensamiento en un todo, la URGARA sostuvo que «mientras esperamos la coherencia de las autoridades y la suspensión de la actividad por el plazo de aislamiento, invitamos a las Autoridades de la Cartera Laboral y de Transporte a corroborar en los lugares de trabajo si la URGARA se encuentra realizando alguna medida de acción directa, y asimismo proceda a realizar las correspondientes inspecciones para verificar el estricto cumplimiento de los protocolos de seguridad higiene y salubridad necesarios para limitar el posible contagio del COVID-19 que se han establecido y que, dicho sea de paso, se incumplen notoriamente por el sector empresarial a pesar de la intimación en tal sentido formulada en la conciliación obligatoria dispuesta».

Desde la Unión subrayaron que «es importante recordar que la conciliación obligatoria tiene como finalidad primordial dos objetivos, procurar el desarrollo normal de la actividad y establecer el espacio de diálogo entre las partes en conflicto, ofreciéndose como mediador del litigio de ser necesario. La actividad hoy se desarrolla con normalidad. Respecto al diálogo no hemos tenido respuesta ni de la parte empresarial, siendo entendible que no les importe, ni de las autoridades ministeriales, lo cual sí es sorpresivo que no se involucre en un tema de tal gravedad y urgencia, toda vez que este reclamo es ni más ni menos referido a la salud y la vida de los trabajadores que representamos».

Haciéndose eco de las palabras que expresó el Presidente de la Nación en su último discurso: ‘Si una economía se cae, se puede volver a levantar, pero si una vida se pierde jamás la levantaremos’, la URGARA advirtió que «quizás sea la hora de reivindicar al trabajador granario de una vez por todas, que sigue pasando desapercibido y subestimado tanto por los empresarios del sector como por el gobierno de turno. Los obligan a trabajar en medio de una epidemia, les dicen que son una actividad esencial y ponen en riesgo su salud y la de sus familias en beneficio de empresas exportadoras y agropecuarias. No pretendemos que nos reconozcan como héroes, ni que nos mencionen en spots televisivos y que nos aplaudan, pero sí solicitamos que nos protejan y proteja a todos los argentinos. No somos un palo en la rueda, somos parte de la rueda y queremos protegerla», concluyó.