Compartir

La Federación de Obreros y Empleados de la Industria del Papel, Cartón y Químicos (FOEIPCyQ), que lidera José Ramón Luque, llevó a cabo el 11 y 12 de diciembre su Consejo Federal, que remarcó en su declaración final la importancia de ir “por el camino de la producción y el trabajo nacional hacia la unión de todos los argentinos”.

En ese marco, debatieron las cuestiones más apremiantes que integran la problemática de los trabajadores que la organización representa: los salarios, las condiciones de trabajo, la paulatina llegada de nuevas tecnologías, el presente y futuro de la economía argentina, la continuación del plan de acción en defensa de los puestos de trabajo y las fuentes laborales, y la reforma estatutaria.

En el inicio de la declaración, los secretarios generales de los sindicatos papeleros de todo el país junto a la Conducción Nacional remarcaron que “los trabajadores papeleros enfrentamos en nuestro sector industrial una dualidad de extremos que presiona constantemente sobre el empleo. Por un lado, con un parque de maquinarias mayoritariamente envejecido y carencia histórica de inversión, muchas empresas transitan agónicamente el camino hacia el cese definitivo de su actividad, que resultará en un mayor número de trabajadores en la calle. Por otro, las compañías que sí incorporan tecnología, terminan invariablemente expulsando mano de obra, a veces sin hacer crecer significativamente en cantidad y calidad aquello que producen”. En ese aspecto, manifestaron su rechazo a “la pretensión empresaria de asociar bajo una concepción indivisible la innovación tecnológica con la necesidad de implementar la precarización laboral”.

Asimismo, aseguraron que “los mayores problemas que enfrenta la industria celulósico papelera argentina están ligados a la ausencia crónica de inversión. La falta de interés es puesta de manifiesto tanto por parte de los propios industriales papeleros nacionales –distraídos quizá en las posibilidades que hasta ahora les brinda la especulación financiera–, como por los capitales extranjeros, según se deduce de la nula llegada de inversiones al país, aun cuando el resto de la región ha visto crecer el sector a pasos agigantados”.

Y al respecto afirmaron que “preocupan especialmente las posibilidades de continuidad de algunos establecimientos de empresas significativas…”.

En este contexto, “el gremio realiza grandes esfuerzos no sólo para garantizar el cumplimiento pleno de los derechos establecidos por la legislación laboral y los convenios colectivos. Hoy debemos enfocarnos muy especialmente en la preservación de las fuentes de trabajo y la conservación de los empleos”, explicaron.

COMPROMISO REIVINDICATIVO

En el cierre de la declaración, la FOEIPCyQ destacó que la celebración de este Consejo Federal coincide con el inicio de un nuevo período presidencial en Argentina y que “hasta aquí, el deterioro de la realidad económica y productiva del país, y la velocidad con la que este proceso se ha profundizado en poco tiempo, han tenido graves consecuencias sobre el poder adquisitivo y la estabilidad laboral de los trabajadores”.

En ese orden, lamentaron que “todos los esfuerzos realizados desde el movimiento sindical para frenar estas caídas, han resultado insuficientes. Las políticas aplicadas no sólo llevaron a una nueva crisis, sino que se ocuparon activamente de impedir una real recuperación de los ingresos ante el embate de la inacción, coaccionando a través del aparato estatal para limitar los aumentos salariales e instrumentando elementos distorsivos en la paritaria nacional”.

Frente a ello, la Federación del Papel reivindicó “la libertad de negociación colectiva que, sumada a un impulso genuino y sostenido al trabajo y la producción nacional, podrá motorizar la recuperación del consumo interno y detener la sangría del cierre de fábricas, que tanto daño está causando a los argentinos”.

Finalmente, remarcaron que “el momento reclama más que nunca la unidad de la CGT. Señalamos enfáticamente que las reivindicaciones mencionadas son irrenunciables, y no pueden quedar en modo alguno condicionadas al signo político a cargo de los destinos del país, por lo que reafirmamos nuestro compromiso permanente en su defensa. Continuaremos, de aquí en más y como siempre, velando por la aplicación de políticas que conduzcan, por el camino de la producción y el trabajo nacional, hacia la unión de todos los argentinos”.