Inicio 2019-12 Diciembre Papeleros en alerta y movilización

Papeleros en alerta y movilización

POR LA SITUACIÓN DE LA ACTIVIDAD Y LAS CONSECUENCIAS EN LOS TRABAJADORES

92
Compartir

“Persiste en nosotros una gran preocupación por el presente y el futuro de la actividad papelera argentina, profundizada por el inmenso deterioro causado por la política anti industrial sostenida por el Gobierno saliente durante toda su gestión. Sumamos a ello la falta de compromiso del empresariado de nuestro sector para desarrollar esta actividad en el país, mostrando un total desinterés incluso en denunciar públicamente la sangría industrial que se viene produciendo”, indicaron las autoridades de la Federación de Obreros y Empleados de la Industria del Papel, Cartón y Químicos, que lidera José Ramón Luque, en el documento final de la 55ª Reunión Ordinaria del Congreso del gremio, realizado el 6 y 7 de noviembre en Mar del Plata, donde en ese aspecto prometieron que enfrentarán el futuro con organización.

En el conclave, se declararon en estado de alerta y movilización permanentes.

“El país vive nuevamente la proximidad de un cambio en su conducción política. La experiencia histórica de nuestra organización marca que esto no significa la desaparición espontánea de los males que aquejan a la sociedad argentina. Al igual que el futuro primer mandatario, no creemos en fechas mágicas. La pobreza, la desocupación, la desigualdad, el hambre, son problemas que carecen de soluciones inmediatas. Esta realidad nos exige ser prudentes en nuestras expresiones de apoyo, que en ningún caso pueden ser incondicionales”, remarcaron en el inicio del documento del congreso.

Asimismo, indicaron que renuevan la esperanza “ante la posible concreción de un pacto social, a pesar de que los anteriores no tuvieron los resultados que los trabajadores esperábamos” y opinaron que “para coronarse con éxito, cualquier iniciativa destinada a lograr la recuperación económica de la Argentina, deberá incluir necesariamente al movimiento obrero”.

En cuanto a la actividad papelera, explicaron que son numerosos los padecimientos de la industria celulósico papelera nacional, y que “las consecuencias para los trabajadores son siempre nefastas: disminución de turnos de trabajo, adelantamiento de vacaciones, reducción de personal, presentación en concurso de acreedores, pedidos de quiebra, cierre definitivo. En una o más combinaciones de esta descripción de causas y consecuencias, se encuadran muchas empresas significativas para el sector”.

En ese aspecto, remarcaron: “No nos hemos resignado ni nos resignaremos al cierre o a la parálisis productiva de los establecimientos papeleros. Ratificamos nuestro compromiso de lucha por la preservación de los puestos de trabajo de nuestra actividad”.

“Vista la persistencia de la crisis en nuestro sector industrial, y considerando lo acertado de las acciones realizadas por la Conducción Nacional en las actuales circunstancias”, el Congreso facultó al Consejo Ejecutivo de la Federación del Papel “a la elaboración del plan de lucha y la ejecución de las medidas que considere necesarias, en defensa de los derechos de los trabajadores papeleros, el poder adquisitivo de sus salarios, la continuidad de sus fuentes laborales y la plena vigencia de los convenios colectivos de trabajo de nuestra actividad, declarando al gremio en estado de alerta y movilización permanentes”.