Inicio 2019-06 Junio La Aduana son los trabajadores

La Aduana son los trabajadores

EL SUPARA OBJETÓ, EN SU DÍA, LA POLÍTICA SUMARIA HACIA LOS TRABAJADORES

84
Compartir

La Comisión Directiva del Sindicato Único de Personal de Aduanas (SUPARA), que encabeza el secretario general Carlos Sueiro, saludó en su día a “todas y todos los compañeros del país. Sabemos de la dedicación, del esfuerzo y el cuidado que cada uno tiene en sus puestos de trabajo”, aseguraron.

Por otro lado, consideraron a propósito de la reciente creación del Sistema de Reporte de Agentes vinculados a Causas Penales (RACAP), que “no hay transparencia si no hay ética institucional”.

“Es hora de que pongan el mismo esfuerzo y ahínco en cuestiones que son impostergables. La transparencia y la ética es un principio transversal, salvo que las autoridades entiendan que solo es exigible a los trabajadores”, criticaron las autoridades del SUPARA, al cuestionar sanciones “con un llamativo exceso de punición”.

Durante el encuentro celebrativo con los trabajadores aduaneros, Sueiro remarcó “la pasión y el compromiso de nuestra gente en su trabajo”. Dijo que “lo que le da vida y sentido a la Aduana es el trabajo de todos ustedes. Los trabajadores son lo más importante en la Aduana, no la tecnología ni otras herramientas, sino nuestra gente, que le pone alma, vida y corazón al trabajo, y lo hacen no en las mejores condiciones…”.

“Este esfuerzo no tiene su correlato en el reconocimiento del Organismo, y eso se hace visible en dos cosas esenciales: la primera la falta de recursos materiales que necesitamos y la situación de los lugares donde trabajamos. Por eso, venimos reclamando que cuando se exige un trabajo de esta calidad y ante las consecuencias que puede traer, debemos tener los elementos para ejercer nuestra tarea con seriedad, responsabilidad y seguridad, no solo laboral sino en todo sentido…”, expresó Sueiro.

En ese aspecto, el SUPARA criticó a las autoridades, respecto del RACAP, porque, “por un lado, buscan justificar un marcado endurecimiento en la política del Organismo sobre el inicio de acciones sumarias que desembocan en sanciones hacia los trabajadores con un llamativo exceso de punición. Sanciones que resultan cuestionables desde el punto de vista jurídico ante la falta de objetividad y debido proceso”.

“La otra cara de la transparencia, por otra parte, significa que para exigir y dar cumplimiento a los lineamientos y objetivos emanados por el Organismo se debe procurar de todos los elementos necesarios para que los trabajadores puedan ejercer sus tareas en un marco adecuado de seguridad laboral”, afirmaron.