Inicio 2018-06 Junio Piden slots en hipódromos bonaerenses

Piden slots en hipódromos bonaerenses

APHARA IMPULSARÍA MODIFICACIONES AL PROYECTO OFICIAL QUE LOS AUTORICE

98
Compartir
Diego Quiroga (der.) junto al histórico Miguel Quiroga. CRÉDITO FOTO: SERGIO SANTILLÁN

Pese a la advertencia de las organizaciones gremiales y entidades empresarias de la Industria del Turf sobre la pérdida de miles de puestos de trabajo y la quiebra de la actividad, la gobernadora María Eugenia Vidal avanza con el proyecto de ley que lleva a la eliminación total del Fondo de Reparación Histórica del Turf, al tiempo que no recibe ni escucha a los actores de un sector “herido de muerte”.

Frente a esta situación desesperante, tal como lo hizo hace muchos años con Miguel Quiroga a la cabeza y salvó al Hipódromo de Palermo a punto de desaparecer, la Asociación del Personal de Hipódromos, Agencias, Apuestas y Afines de la República Argentina (APHARA), liderada por Diego Quiroga, estaría trabajando para incorporar modificaciones al proyecto de ley del oficialismo que autoricen a operar con máquinas tragamonedas a los hipódromos bonaerenses, como ocurre en Palermo, para así empezar a reducir los fondos provenientes de subsidios y subvenciones sólo si se compensan con ingresos de los slots.

“Los gremios tenemos una visión integral de la actividad hípica, por eso defendemos la ley 13.253 del turf, hasta tanto aparezca una iniciativa que la supere y permita no solo mantener el funcionamiento del sector sino su desarrollo. Esa iniciativa no es otra que la autorización de los slots en los hipódromos bonaerenses”, aseguró Quiroga.

En este contexto se vienen manteniendo distintas reuniones de todos los actores que arrancaron meses atrás en la sede porteña de APAHARA, para luego pasar por los despachos de distintos legisladores del parlamento provincial, donde debatieron y analizaron todas las posturas a fin de salir adelante y sostener la actividad. “Sin el subsidio no se puede seguir porque de eso dependen los premios que se dan y es lo que genera la motivación de quienes deciden invertir en los pura sangre”, dijo oportunamente Quiroga.
En dichas instancias desde el gremio liderado por Diego Quiroga se planteó puntualmente el peligro que representa la búsqueda permanente de querer “igualar a las agencias hípicas con casinos, bingos y agencias de quiniela, con la desventaja que ello provocaría en cuanto al atractivo para los apostadores. Con el agregado del debilitamiento del eslabón conformado por empleados por reunión, cuidadores, peones y vareadores”.
De ahí que el titular de APHARA, Diego Quiroga, remarcó la necesidad imprescindible de “unificar un criterio para salvar la actividad de este embate que no tiene antecedentes y apunta a hacer desaparecer la industria del turf”.

El sindicalista hípico afirmó que “desde que la gobernadora anunció su intención, las entidades del sector estamos en campaña permanente, en estado de alerta y movilización, solicitando por todos los medios posibles -ya sea a través de notas que fueron presentadas a la gobernación y demás órganos competentes del ejecutivo provincial- que la gobernadora nos atienda para hacerle saber personalmente entre todos los actores de nuestra industria, el terrible daño que la medida que lleva adelante nos va a causar, haciendo desaparecer la actividad hípica con lo que ello significa, la pérdida de 135 mil puestos de trabajo directos en toda la cadena productiva, de los cuales 83 mil corresponden al Turf considerando los hipódromos de San Isidro, La Plata, Tandil y Azul”.

DECRETARÍA LA QUIEBRA

El Fondo de Reparación Histórica de la Ley del Turf 13.253, constituido a partir de lo previsto en su artículo 29 por la aplicación de un mínimo del 9% hasta un máximo del 15% del porcentaje del 34% que recaudan las máquinas tragamonedas o slots, dinero que por lo tanto nada tiene que ver con los contribuyentes, está en peligro desde el anuncio de mediados de febrero de la gobernadora María Eugenia Vidal de su intención de eliminarlo, poniendo en riesgo la fuentes y puesto de trabajo al decretar lisa y llanamente “la quiebra del sector”.

A fines de abril finalmente el proyecto fue presentado en la Legislatura por el Ejecutivo bonaerense, apuntando a que el Instituto Provincial de Lotería y Casinos asigne inicialmente 9 puntos para ir reduciéndolo progresivamente a razón de un punto del porcentaje por bimestre hasta llegar a cero en diciembre de 2019.

Para solventar esa quita, el Ejecutivo provincial propone exenciones impositivas a hipódromos y agencias que no podrán cobrar adicionales (10%) en las apuestas, entre otras medidas, que en su conjunto impactan en el corazón del sector, consecuencia que desde hace meses le ha quitado el sueño a miles de familias que viven de la actividad.

“Significa la quiebra de la industria hípica en todos sus estamentos, la pérdida de 135 mil puestos de trabajo directos en toda la cadena productiva desde el nacimiento del pura sangre hasta su competición. Y de esos puestos de trabajo 83 mil corresponden a la última etapa, a la actividad del Turf, lo que lleva a la desaparición de los hipódromos”, enfatizó Diego Quiroga.