Compartir

Pedro Ángel Salas, fundador junto a Rubén Salas de la Federación de Sindicatos de Trabajadores de Industrias Químicas y Petroquímicas de la República Argentina hace ya más de una década, si bien es un eterno bastión de unidad inobjetable para los trabajadores químicos y petroquímicos nucleados en los sindicatos adheridos a la FESTIQyPRA, hoy su espíritu siempre vigente debe lidiar con una división en el seno del que fuera su gremio de base, el Sindicato del Personal de Industrias Químicas y Petroquímicas de la Ciudad de Buenos Aires y Zonas Adyacentes (SPIQYP), que conduce Facundo Aveiro, reelecto en una elección cuestionada en la justicia a partir de un recurso de amparo presentado por la Lista de Rubén Salas, adjunto del gremio y titular de la FESTIQyPRA, al ser impedida de participar.

“Las dos listas, la oficial y la opositora observaban irregularidades que ameritaban anular la elección y convocar a una nueva en tiempo y forma, pero una Junta Electoral que responde a Aveiro avaló la oficial y rechazó la nuestra”, denunció en su momento la “Agrupación 11 de Noviembre”- “Lista 10 Azul y Blanca” que preside Salas, al tiempo que presentó un pedido de anulación de las elecciones ante el Ministerio de Trabajo dado un sinnúmero de irregularidades en la convocatoria a elecciones y en la aprobación de listas y que está a la espera de resolución en busca de una elección democrática y participativa. Más allá del curso jurídico, hoy, desde los Sindicatos adheridos a FESTIQyPRA llaman al sector de Aveiro a reflexionar, a que priorice una unidad que se plasme en una nueva elección con una sola lista consensuada por las partes, de manera que termine con “esta división de las bases que tanto daño le hace a nuestra gente, más aún en un contexto tan adverso y difícil en el que avanzan sobre nuestros derechos”.

Rubén Salas, secretario general de FESTIQyPRA y adjunto del SPIQYP

Desde la misma FESTIQyPRA conducida por Rubén Salas esperan del sindicato con sede en Avellaneda, Provincia de Buenos Aires, una señal alentadora “que vaya más allá de nosotros los dirigentes, a favor y beneficio de los trabajadores, restableciendo la armonía que siempre existió en esta gran familia química y petroquímica que llevó hace más de una década a Pedro Salas y Rubén Salas a fundar esta Federación, una armonía familiar que solo se sostiene con la unidad de las bases. Seguir adelante con un gremio dividido en sus cimientos, porque no solo estamos divididos los dirigentes sino también los trabajadores, es un error terrible para los compañeros y compañeras, mortal para la vida de la organización”, sostuvieron desde la entidad nacional de los químicos y petroquímicos.

Según detallaron referentes de la Lista Azul y Blanca, “esta división quiebra una lista única que había sido consensuada antes de la elección de la Junta Electoral. Una vez electa, se produce sorpresivamente la ruptura y se decide armar dos listas, una oficial encabezada por el secretario general del Sindicato Químico y Petroquímico de Avellaneda, Facundo Aveiro, y la otra lista que conformamos entonces, desde la histórica “Agrupación 11 de Noviembre”, que pasa a ser la Lista opositora liderada por el compañero Rubén Salas, quien es adjunto de Avellaneda y titular de la FESTIQyPRA”.

Esta decisión de armar dos listas lleva a un escenario totalmente desfavorable para la Lista Azul y Blanca (ahora “la opositora”) “porque la junta electoral queda pegada a la conducción actual de Avellaneda, razón por la que nos vemos privados de la información necesaria para el armado de nuestra lista, es decir los datos de la cantidad de trabajadores afiliados por empresa, la cantidad de mujeres para cumplir con el cupo femenino donde corresponda hacerlo, etc. Todo esto sumado a que la publicación de la convocatoria se hizo en medios gráficos que no tienen tirada de alcance nacional ni provincial. Por eso, cuando ubicamos la publicación tuvimos pocos días para poder organizar la lista y cumplir con los requerimientos”, remarcaron los integrantes de la Lista Azul.