Compartir

El colectivo de gremios docentes en disconformidad con la propuesta salarial del gobierno nacional y de la provincia de Buenos Aires, entre otras medidas reivindicatorias, inició una serie de medidas de fuerza que concluyeron en el paro por 48 horas, con movilización al Ministerio de Educación el lunes 5 de marzo, para llamar la atención del Estado y la población sobre la situación que atraviesan los maestros y profesores.

La movilización, que fue multitudinaria, reunió al grueso de los gremios docentes del estado y privados, de enseñanza primaria, media y superior.

El reclamo central es la apertura de la paritaria docente nacional, que el Gobierno eliminó por decreto poco antes, y el rechazo a la pauta salarial ofrecida del 15%. También piden la cláusula gatillo en los acuerdos.

A días del inicio de clases, las diferencias que generaron el reclamo aún continúan, hay llamados a encuentros técnicos entre las partes, y por ahora no se avizoran nuevos paros.

Miles de docentes marcharon por la ciudad

El Consejo Directivo Nacional de la Unión Docentes Argentinos (UDA), que lidera Sergio Romero, puso de manifiesto el disconformismo del colectivo docente por “los magros y dispares salarios que perciben, donde en general el inicial se encuentra por debajo de la línea de pobreza”.

Asimismo remarcaron la falta de inversión por parte del gobierno nacional y las provincias en materia de infraestructura, como así también en el escaso interés en la formación y capacitación docente.

Por eso, se declararon en estado de alerta y movilización, parando el 5 y 6 de marzo, y uniéndose a la marcha para “expresar el rechazo absoluto al desentendimiento del Estado Nacional en materia de políticas educativas.

En ese aspecto, reclamaron “la urgente recuperación del ámbito paritario a nivel nacional para discutir salarios, FONID, Fondo Compensador entre otros. Rechazaron la automaticidad decretada (Decreto 52/18) en el salario inicial del 20% por arriba del Mínimo, Vital y Móvil. Y rechazaron la pretendida “armonización” de las cajas previsionales provinciales.

CTERA/SUTEBA

Por su parte CTERA lanzó la medida de fuerza, en línea con la que anunciaron los líderes sindicales de SUTEBA, que conduce Roberto Baradel, en la provincia de Buenos Aires, en protesta por la oferta salarial del 15% en tres cuotas.
Inicialmente el gobierno bonaerense de María Eugenia Vidal advirtió que aplicará descuentos y que, pese a la huelga, las escuelas estarán “abiertas”. Pero en un último intento por evitar la medida de fuerza, el viernes anterior al paro Vidal ofreció al Frente Gremial Docente un adelanto de 5% retroactivo a enero a cuenta de futuros aumentos, pero los sindicatos rechazaron la propuesta. A nivel provincial, el paro fue decidido en conjunto por el Sindicato Unificado de los Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires (SUTEBA); la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) y UDOCBA.

La CTERA justificó la medida de fuerza al reclamar la “apertura de la paritaria docente nacional”, que el Gobierno eliminó semanas atrás por decreto, y manifestó su rechazo a la “pauta salarial del 15%”, indicó la secretaria general de ese sindicato, Sonia Alesso.
“Estamos exigiendo la apertura de la paritaria nacional docente. Lejos de resolver los conflictos en las provincias, hubo fuerte presión sobre los gobiernos provinciales para una pauta del 15% en cuotas. En algunas provincias están ofreciendo menos del 12%”, remarcó Alesso tras el plenario de CTERA en el que se definió la medida.

A su vez, repudió el decreto que eliminó la paritaria nacional docente porque consideró que “viola la libertad sindical y la ley de asociaciones sindicales”, además de “desfinanciar la educación al no cumplir con la Ley de Financiamiento”.
Lógicamente, los maestros bonaerenses rechazaron las tres ofertas salariales. La última de ellas contenía el citado aumento del 15% en tres cuotas, pero además un plus de 6 mil pesos por presentismo y una “revisión” del acuerdo en octubre próximo, en función de la inflación acumulada hasta ese mes. Pero los gremios buscan incluir una cláusula “gatillo” en el acuerdo, que actualice en forma automática los salarios, si la inflación anual se ubica por encima del 15% pautado por el Gobierno nacional.

Sonia Alesso (CTERA) y Roberto Baradel (SUTEBA). FOTO NA: DAMIAN DOPACIO

CONADU HISTÓRICA

Por su parte, los docentes universitarios que forman parte del gremio Conadu Histórica se sumaron al paro y movilización, en protesta por la falta de convocatoria a una paritaria nacional para ese sector.

“La situación es crítica. El salario del cargo testigo a través de la garantía salarial reúne apenas 11.400 pesos, mientras que la línea de pobreza declarada por el INDEC ya supera los 17 mil pesos. El aumento de la inflación en los últimos meses hace que desde noviembre, cuando quedó congelado nuestro salario, no haya dejado de perder poder adquisitivo”, alertó el sindicato.

El histórico dirigente de SADOP Horacio Ghilini, junto a sus pares de la Corriente Federal

SADOP Y LA CFT

El Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP) además se movilizó el miércoles 21 de febrero hacia la Av. 9 de Julio y la Av. Belgrano, junto a los gremios de la Corriente Federal de Trabajadores (CFT-CGT) y otros sectores sociales y sindicales, en el marco de una amplia unidad de acción para reclamar por la reapertura de paritarias libres, mejores salarios y por el fin de la política de ajuste del Gobierno de Cambiemos.
“El Gobierno nacional dio por ‘inexistente’ la herramienta con la cual en la última década (2006/2016) los docentes acordamos el piso salarial de la docencia argentina y los criterios para la conformación de haberes. Se trata de la Paritaria Nacional Docente, creada en el marco de la ley de financiamiento educativo N° 26.075, y su decreto reglamentario 457”, aseguró la secretaria general de SADOP, María Lazzaro, acerca del principal pedido que llevó el gremio a la movilización.
SADOP reclama además “la reapertura de la Comisión Negociadora de la Enseñanza Privada (que “se mantiene estancada por la desidia Estatal y Patronal), la plena participación de los Docentes Privados en la Paritaria Federal Docente, y la continuidad del Programa Nuestra Escuela, surgido de un Acuerdo Paritario suscripto el 29/10/2013, que promovió una política de formación docente continúa, universal, gratuita y en servicio”, explicaron.

En esa marcha, el diputado nacional por Unidad Ciudadana, y conductor de los obreros curtidores y la Federación del cuero, Walter Correa, participó junto a sus pares legisladores y de la CFT, de la masiva movilización docente, sosteniendo el “reclamo a salarios dignos, contra el techo paritario del 15%, por la defensa de la educación pública y de calidad y contra el cierre de establecimientos educativos rurales, del Delta y nocturnos que pretende imponer la gobernadora Vidal”.

Imponente marcha por la Paritaria Nacional y la Educación

 

FOTO NA: JUAN VARGAS