Compartir

Encabezada por su titular, José Alberto Fantini, la Federación Gremial de la Industria de la Carne y sus Derivados (FGPICyD) llevó a cabo el 13 y 14 de diciembre en el Hotel Mónaco de Villa Carlos Paz su XLV Congreso Nacional Ordinario, donde hicieron un balance de situación de la actividad, que tiende a ser auspicioso porque no ha habido despidos, en diciembre se revirtió una situación crítica en la rama avícola, y en el sector de carne roja el escenario se mantiene estable.

En este marco, Fantini anunció una gran noticia en beneficio de la familia de la carne: la construcción del “Hotel 10 de Junio” en la localidad cordobesa de Río Ceballos, recibiendo la ovación de los congresales de todo el país.

Al cerrar el cónclave, el titular de la Federación saludó a todos los trabajadores de la carne, y expresó su deseo de que el 2018 “nos encuentre unidos como siempre, porque allí reside la fuerza que nos llevará al triunfo”, dijo citando la frase cabecera del gremio.

Asimismo, los congresales se manifestaron contra cualquier medida política que signifique relegar derechos conquistados por los trabajadores y aprobaron su participación en el paro de CGT contra la reforma jubilatoria el 15 de diciembre.

Durante el congreso, los representantes de la carne recibieron la visita del Secretario Regional para América Latina de la UITA (Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación, Agrícolas, Hoteles, Restaurantes, Tabaco y Afines), el dirigente uruguayo Gerardo Iglesias, quien dio un panorama de situación de América Latina y en especial sobre la reforma laboral en Brasil, donde remarcó las atrocidades que viene generando la quita de derechos en el país hermano.

Sobre ese punto, Alberto Fantini indicó que “comenzamos este Congreso advirtiendo a los trabajadores y trabajadoras de este país que podríamos perder derechos duramente conquistados”. Y al respecto señaló que por esa razón “vamos a parar en defensa de nuestros derechos. Hagámosle saber a los legisladores de este país, a los gobernadores e intendentes, nuestro descontento porque vienen votando leyes en detrimento de la clase obrera. Hoy se trata de la ley de reforma previsional, pero encadenada a ella se viene la reforma laboral y hay que comenzar a tomar decisiones para defender nuestras conquistas ahora. Esta lucha no termina acá”, afirmó.

Por eso, exhortó a los trabajadores: “estemos alerta, cuidemos nuestras instituciones, nuestra federación, nuestros sindicatos de base. Aunque no estemos todos de acuerdo o pensemos distinto, tenemos que estar unidos en defensa de los derechos de los trabajadores y trabajadoras del sector cárnico”.

Como corolario, los congresales aprobaron la participación de la federación en el paro convocado por la CGT para el día siguiente contra la reforma previsional que Diputados trataría en la sesión de esa jornada. Asimismo, con respecto al proyecto de reforma laboral, rechazaron enfáticamente cualquier medida que signifique relegar derechos y conquistas.

BUENAS OBRAS

Tal como sucede en cada congreso de la FGPICyD, la noticia de nuevas obras en distintos rincones del país no se hizo esperar. En la oportunidad, maqueta mediante, el “Beto” Fantini anunció la futura construcción del nuevo hotel 10 de junio en Río Ceballos, Córdoba. Según explicaron el edificio se alzará en el predio donde está emplazada una vieja posada que estuvo usurpada hasta hace unos pocos meses, cuando pudo ser recuperada por el gremio, que adquirió además unos inmuebles aledaños, para hacer viable la obra magnífica de la que disfrutarán las familias de la carne en sus períodos vacacionales.

ESTADO DE SITUACIÓN

En el análisis de situación, indicaron que felizmente no está habiendo despidos de trabajadores, y que se pudo revertir una situación crítica en la rama avícola gracias a la suba de precios a mediados de diciembre, porque el problema se originaba en que el superstock en el mercado interno tiraba a la baja el precio. Hoy están apuntado a que las exportaciones del producto reconviertan el sector.

En cuanto a la carne roja, la situación se mantiene estable mientras los empresarios están permanentemente tratando de conseguir nuevos mercados. Los dirigentes evaluaron que “la ganadería depende de las decisiones de la gente del campo, y lo cierto es que si a la soja le sacan las retenciones y levanta su volar, eso va en contra de que haya un mayor stock ganadero, y si hay menor stock, habrá menor faena”.