Compartir
La CGT en la reunión del 24 de octubre en la sede de la cartera laboral con el ministro de trabajo, Jorge Triaca, y el secretario de Coordinación Interministerial, Mario Quintana / PH: MTESSN

Luego de reuniones mantenidas entre la conducción de la central obrera y el ministro de Trabajo Jorge Triaca, y los equipos técnicos de ambas partes, el Consejo Directivo de la CGT encabezado por Héctor Daer, Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid, reunido el 9 de noviembre, analizó el borrador del proyecto presentado y reiteró que si bien están de acuerdo con los puntos del blanqueo laboral y la extensión de licencias por paternidad, rechazan lo que considera “el corazón del proyecto”, es decir todo lo referido a la ley de contrato de trabajo, a la que calificaron como “innegociable”.

“Estamos conversando esta iniciativa, vamos a ver hasta dónde llegamos. Esto irá al Parlamento y seguiremos hablando allí. El oficialismo hoy no tiene los votos para aprobarlo”, advirtió Héctor Daer tras la reunión del Consejo Directivo.

La reunión fue unos días después de que el presidente Macri anunciara, ante hombres de negocios en Nueva York, que hará reformas laborales “aunque los sindicatos no quieran”, causando un evidente malestar en la dirigencia gremial.

“No estamos de acuerdo con la reforma laboral como fue presentada y haciendo hincapié principalmente en los temas que modifiquen la ley de contratos de trabajo y de cuestiones que cambien la filosofía del derecho laboral argentino, que es un derecho universalmente consolidado como un derecho protector, como un derecho tutelar, que protege al trabajador y trata de nivelar las asimetrías que existen con el empresario”, expresó Daer tras el encuentro del Consejo Directivo.
Sobre el anteproyecto presentado por el Gobierno, afirmó: “hay unos cuantos ítems, algunos son totalmente inaceptables, otros podrán ser discutidos”.
“Lo que sí decimos -advirtió Daer- es que de plano no hay ningún avance, como se manifestó en algunos medios. Solo se le hicieron llegar -a los funcionarios del Ministerio de Trabajo- a través de algunos compañeros que integran la comisión técnica las observaciones con los tres temas que veníamos estudiando”.
“Todavía no hemos puesto en el plano de ninguna negociación la reformulación de ninguno de los artículos de la ley de contrato de trabajo”, concluyó Daer.
Por su parte, Juan Carlos Schmid planteó que “si el Gobierno quiere consensuar tiene que hacer importantes modificaciones y desechar otras cosas (del proyecto de reforma laboral)”.
La CGT está de acuerdo con los puntos del blanqueo laboral y la extensión de licencias por paternidad, pero rechaza lo que considera “el corazón del proyecto”, es decir todo lo referido a la ley de contrato de trabajo.

El propio secretario gremial de la central obrera, el camionero Pablo Moyano, señaló desde Roma -donde fue recibido por el Papa Francisco- que antes de firmar “la reforma laboral original del Gobierno los dirigentes de la CGT se cortarán las manos”, y se comprometió ante el Sumo Pontífice a “luchar denodadamente contra esa iniciativa”.

Su hermano, el diputado nacional Facundo Moyano, aseguró que el proyecto de reforma laboral original del Gobierno “no será negociado ni aprobado por la central obrera”.

El proyecto consta de 140 artículos que fueron analizados al detalle por un equipo técnico y un grupo de letrados. Cabe destacar que la CGT sólo debatió la reforma laboral, dado que en lo que refiere al capítulo previsional no se les ha presentado ningún tipo de iniciativa.

El lunes 6 de noviembre, los abogados de la CGT habían señalado que el movimiento obrero no aceptará cambios en la Ley de Contrato Laboral, el cálculo indemnizatorio, las funciones laborales y la concepción sobre el empleo, aunque sí hubo algunos avances respecto del blanqueo laboral y la capacitación de los trabajadores.