Compartir
Miguel Ángel Zubieta, Héctor Daer, Carlos West Ocampo, Rubén Torres (Rector de LA UISALUD), y directora académica de la carrera de Enfermería, Gabriela Filippa / PH: PRENSA ATSA BA

El jueves 19 de octubre se llevó a cabo en el teatro Metropolitan el acto de entrega de títulos y medallas a los más de 200 egresados de la profesionalización de auxiliares de enfermería, en el marco del Convenio FATSA y la Universidad ISALUD.

En la oportunidad, el conductor de la FATSA, Carlos West Ocampo, felicitó a los nuevos enfermeros universitarios por “haber aceptado el desafío y culminar sus estudios”. “Para nosotros es un orgullo porque es muy difícil acceder al estudio universitario. Por eso lo que estamos haciendo -desde la organización sindical- es entregarles conocimientos no solo para que reciban información, sino para que tengan la libertad de pensar y accedan al pensamiento crítico”, señaló el conductor de la FATSA.

“Ésta es una de las formas de mejorar la calidad de vida de nuestros compañeros”, afirmó West Ocampo con respecto a la profesionalización de enfermería. Tuvo un párrafo aparte sobre la “uberización” de la enfermería y se refirió a la implicancia de una reforma laboral.

Además destacó en el acto la presencia de su adjunto en la FATSA, Héctor Daer, conductor de ATSA Buenos Aires y triunviro de la CGT, y de Miguel Zubieta (Sindicato de Salud Pública), secretario de Capacitación de FATSA, y agradeció en la persona del rector Rubén Torres el compromiso de Isalud en el desarrollo académico.

En la bienvenida a los enfermeros universitarios, Carlos West Ocampo retomó las palabras del Dr. Rubén Torres, que lo precedió en la palabra, al explicar a los presentes que “acá hay un conjunto de personas que muchos de ustedes ni conocen y que trabajan permanentemente para mejorar la calidad de vida de los trabajadores de la sanidad. Ésta es precisamente una de las formas de mejorar la calidad de vida de nuestros compañeros”, afirmó.

Carlos West Ocampo comentó además que esa ceremonia de entrega formal de certificados se viene replicando a lo largo y ancho del país, como lo han hecho en Tucumán y Chaco, y lo harán en las semanas siguientes en La Rioja, donde entregarán 150 títulos, y en Catamarca, a otros 50 egresados. Todo esto es posible gracias a “la decisión que tomamos hace años en la organización sindical para que nuestros compañeros se puedan formar… Nosotros apostamos al conocimiento. Tener compañeros seguros de su trabajo, seguros de su formación, seguros de sus conocimientos fueron ideas que nos impulsaron a llevar adelante esta tarea”, rememoró.

Destacó además que para poder concretar esas ideas se necesita de “la voluntad y el trabajo de muchísima gente”. En ese aspecto enumeró a “los dirigentes de los sindicatos que integran nuestra federación, el compromiso de todos los docentes, el de cada uno de los integrantes del consejo directivo de la Federación”, y en esa línea sumó a la alianza concretada con la universidad Isalud “que nos permite desparramar el conocimiento por toda nuestra Argentina”.

PUEBLOS ORIGINARIOS

El líder nacional de la Sanidad comentó que esta tarea formativa, además de dirigirla a los trabajadores auxiliares de enfermería para que se profesionalicen, también está destinada, a través de becas, a jóvenes de la comunidad Qom en el Chaco, y en Tucumán a un grupo muy importante de compañeros, de chicos de las comunidades Diaguitas, a quienes los trasladaron desde su lugar de origen a la ciudad de Tucumán, y este año están por culminar sus estudios los primeros 30 enfermeros universitario. “Esto demuestra que la organización sindical es capaz de transformar y cubrir un gran déficit de enfermeros junto con una universidad como Isalud que tiene un profundo compromiso con la Argentina, con los argentinos y con la salud de nuestro país. Juntos encontramos las herramientas para cambiar definitivamente el perfil de nuestra sociedad, y encontrar trabajadores cada vez mejor formados y más concientizados de la tarea social importantísima, fundamental, que tienen en el cuidado de la salud”, expresó.

PROBLEMA MUNDIAL

“En medio de estas decisiones que nosotros tomamos hace mucho tiempo, también tuvimos la posibilidad de estar en contacto -como lo estamos ahora también- con organizaciones sindicales de las mismas características o parecidas a las nuestras en toda América y en distintas regiones del mundo donde tienen exactamente los mismos problemas que tenemos en la Argentina: El problema de la falta de recursos humanos, de la falta de conocimientos, el problema del bajo salario, el problema de las largas jornadas y la responsabilidad en el trabajo, es un tema mundial”, se lamentó. De hecho, señaló que “faltan cientos de miles de trabajadores de la salud en toda América. Hacen falta para los próximos 10 años o 15 años, 40 millones de enfermeros en el mundo… Es decir que la gran explosión demográfica, el aumento de la expectativa de vida, hace que cada vez se necesite mayor cantidad de recursos humanos en este sector”, destacó. Además, “es común a casi todos los países que no se destina la cantidad de recursos necesarios para formar el personal”, subrayó West Ocampo, quien en el plano internacional preside el sector salud de UNI (UNI Care).

West Ocampo explicó que la falta de planificación es un tema mundial: Construyen hospitales pensando en los costos edilicios y tecnológicos, pero no tienen en cuenta los recursos humanos. Por eso miles y miles de trabajadores del sur migran hacia el norte, hacia los países más desarrollados. Es nuestra obligación sindicalizarlos, que nuestros compañeros tengan organizaciones sindicales que defiendan sus derechos, su salario, porque si hay algo que caracteriza a nuestra actividad es el bajo salario en relación al esfuerzo enorme que nosotros hacemos todos los días en defensa de la salud de la población. Sin embargo no tenemos la retribución necesaria como para poder vivir decentemente”, se lamentó. “Esto que ocurre en la Argentina, ocurre en casi todo el mundo. Por eso es mucho más fácil estigmatizar a la organización sindical.. De todas maneras ustedes saben que su organización sindical es la que busca que todos los compañeros puedan mejorar su situación individual y colectivamente para lograr lo que repetimos tantas veces: cuidar a los que nos cuidan. La mejor manera de poder llevar adelante esta tarea es precisamente brindarles la posibilidad de entrar en una nueva etapa del conocimiento, porque la única manera de estar actualizado es estudiando permanentemente”.

UBERIZACIÓN Y REFORMA

Partiendo de la aparición de la “uberización” de la enfermería como una práctica en el mundo, West Ocampo alertó sobre la pérdida de derechos adquiridos colectivamente desde la organización sindical. “No hay manera de conseguir esos derechos siendo trabajadores autónomos, freelance, dependiendo de plataformas digitales”, remarcó, y en ese aspecto anticipó que “cuando se habla de reforma laboral, de lo que se está hablando es de que perdamos derechos. Y cuando se habla de eliminar los gastos no salariales, se trata precisamente de atacar todo aquello que es colectivo”, advirtió y recordó al respecto que “esta posibilidad de estudiar la tenemos porque estamos dentro de una organización sindical: Nosotros, hace alrededor de 20 años atrás, discutimos con los empresarios y conseguimos que ellos aportaran un 1% sobre el salario de cada uno de los trabajadores convencionados para que con estos recursos pudiéramos llevar adelante toda la educación y la formación que brindamos”. “Esto, así como el dinero de las obras sociales y el sistema jubilatorio es lo que hoy llaman costos no salariales, que es lo que el gobierno y los empresarios dicen que hay que bajar”. En ese sentido, agregó: “Si no tenemos sistema de obras sociales, si no tenemos educación y si no tenemos un sistema jubilatorio sustentable pasaremos a ser nuevamente esclavos”. Insistió en que hay algo más grave todavía, que es la intención de sacar las indemnizaciones por despido con la excusa de que son muy caras: “Lo que pretenden es tener un sistema en el que (los empleadores) nos puedan decir: mañana no vengas más trabajar… y que nadie se haga cargo de nosotros, y de esta manera convertirnos en esclavos porque tendremos que trabajar tres veces más para cobrar menos de la mitad. De esto se trata…”, aseguró.

“Tenemos que tener muy claro qué es lo que nos están diciendo con que hay que bajar los costos no salariales”, insistió. “Los empresarios dicen que el costo laboral es muy caro y que por eso no puede tomar personal, pero eso es un disparate. Nosotros sabemos que los costos impositivos, financieros, etc., son muchísimos más altos que los costos laborales. Sin nosotros, sería imposible llevar adelante ninguna actividad y mucho menos la actividad de la salud. A nosotros no nos reemplazan por ninguna máquina. Somos conscientes de nuestros derechos y tenemos ser conscientes de que debemos estar cada vez más unidos y fortalecidos en nuestras organizaciones sindicales”, afirmó el conductor nacional de los trabajadores de la sanidad argentina.