Compartir

“Debemos estar convencidos de que necesitamos dignidad para que tengamos trabajo decente. No alcanzan los discursos, no alcanzan los postulados. Es necesario una acción concreta por parte de los gobiernos para que esto sea una garantía firme en la práctica y en los hechos para que cada uno de nuestros trabajadores, nuestras trabajadoras puedan tener garantizado el trabajo decente y digno”,  señaló Gerardo Martínez, representante argentino ante la OIT, en la víspera del 10º aniversario de la conmemoración de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, que es el 7 de octubre.

“Los trabajadores de la América Latina, los trabajadores del Mercosur, los trabajadores de la Argentina, estamos conmemorando en este 7 de octubre una edición más de la Jornada por el Trabajo Decente, una jornada muy especial que tiene que ver con el sentido de la militancia, de la lucha del movimiento sindical por una vida mejor”, remarcó el secretario de Relaciones Internacionales de la CGT y titular de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA), Gerardo Martínez.

En ese aspecto, señaló que “desde la OIT hemos trasmitido en un mensaje universal la importancia de que el trabajo decente tiene que estar dando como garantía, condiciones dignas de trabajo y calidad de trabajo. Por esa misma razón los trabajadores de Argentina, los trabajadores del Mercosur, tomamos este día como un día para reforzar la militancia a fin de convocar a nuestros compañeros y lograr que los Estados reflexionen que tienen un papel protagónico teniendo en sus manos el poder de policía, el poder de fiscalizar, de arbitrar las condiciones y los medios para que justamente haya trabajo decente y digno”, expresó.

El referente de los trabajadores argentinos ante la OIT, destacó en ese sentido: “Nosotros pensamos concretamente y objetivamente dentro del pragmatismo, que no alcanza con las declaraciones verborrágicas, no alcanza con los discursos, es necesario que tengamos un rango en la definición política de estado de cada uno de los gobiernos atendiendo justamente lo que significa el trabajo decente y digno”, afirmó y remarcó: “Apostamos a ello, no alcanza con lo que hacemos, tenemos que hacer mucho más, tenemos que mostrar ese fervor, esa militancia, garantizar el diálogo social, sin ello es muy difícil que podamos concretar el trabajo decente y digno”.