Compartir

La Asociación Argentina de Trabajadores de las Comunicaciones (AATRAC), que conduce Juan Palacios, informó, en conjunto con los demás gremios telepostales, la existencia de un “plan de desguace” en el Correo Argentino “pergeñado por oscuros intereses y presentado al Gobierno Nacional”, que “de avanzar quedará en un futuro cercano en manos de los privados”.

En ese marco los gremios declararon el 28 de agosto el estado de alerta y movilización. Poco después, el 4 de septiembre mantuvieron una reunión con el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, a quien le plantearon el punto de vista de los trabajadores de fortalecer el CORASA, le reclamaron su reestatización definitiva, y le anticiparon que los gremios se opondrán “terminantemente a cualquier medida que afecte la estabilidad laboral, condiciones de trabajo, salarios y demás beneficios contemplados en el Convenio Colectivo de Trabajo”.

“Rechazamos en el Correo Oficial cualquier intento de reducción tanto de la estructura operacional, la cantidad de oficinas o de personal que pueda formar parte de una trasnochada idea que compartan operadores de afuera con algún funcionario menor afín del Gobierno Nacional”.

Juan Palacios

La AATRAC, junto a la FOECYT, FEJEPROC Y FOECOP difundieron un comunicado con la postura en común de advertir “a las autoridades de la empresa, al accionista y al gobierno nacional que rechazan cualquier nuevo intento de copamiento de puestos ejecutivos del Correo Oficial por parte de personas inequívocamente vinculadas a otros intereses que no sean los del Correo Oficial”.

En ese aspecto, denunciaron que existen “oscuros intereses” que “pugnan por influir una vez más al gobierno nacional para reducir al Correo Oficial a que sea un ‘basurero postal’ útil para ellos, congelando la imprescindible modificación del marco regulatorio y ofreciendo a serviles cuadros de su cantera para ejercer la conducción operativa del Correo Oficial”.

Las entidades reclaman “una urgente revisión del marco regulatorio de la actividad mediante el que se revalorice la actividad del Correo Oficial, se limite la excesiva liberalidad hoy vigente para los correos privados y se restablezcan los derechos del Correo Oficial injustamente conculcados en décadas”.

En ese sentido, solicitaron “la derogación del Artículo 4 del Decreto 1075/2003, a los efectos de concretar la estatización definitiva del Correo Oficial”.

Los gremios rechazan “cualquier intento de reducción tanto de la estructura operacional, la cantidad de oficinas o de personal que pueda formar parte de una trasnochada idea que compartan operadores de afuera con algún funcionario menor afín del Gobierno Nacional” y también se oponen “a cualquier intento de fusión, absorción, o cualquier otro mecanismo de salvataje de correos fundidos por la ineficacia o el desmanejo de sus propietarios”.

Ante el cuadro de situación, los representantes de los trabajadores resolvieron “reiterar la solicitud de audiencias al ministro de Modernización como titular de las acciones del Correo Oficial y a las autoridades regulatorias en materia postal para dejar sentada la posición”.

Los gremios decidieron además “solicitar audiencias a las respectivas comisiones de Comunicación del Poder Legislativo para alertar sobre el incipiente proceso que se estaría gestando en perjuicio del Correo Oficial”.

El comunicado conjunto se difundió con las firmas de los titulares de AATRAC, Juan Palacios; de FOECYT, Alberto Cejas; de FEJEPROC, Horacio Zungri; y de FOECOP, Ricardo Ferraro.

REUNION CON IBARRA

Como consecuencia de la medida y los reclamos presentados, el 4 de septiembre mantuvieron una reunión con el ministro de Modernización Andrés Ibarra, “en su carácter de titular de las acciones y máximo responsable de la conducción de la empresa CORASA”. El ministro explicó que su cartera tiene a su cargo revisar y modificar el plan estratégico que se estaba implementando, de manera tal que se integren nuevas políticas tendientes a reducir el déficit actual de la empresa, que es la principal preocupación de los funcionarios”.

“Si bien es cierto que no hubo una exposición detallada y exhaustiva de las acciones que se pretenderían llevar a cabo en CORASA, fue ratificado por el funcionario el objetivo de producir modificaciones tanto en el Directorio de la Empresa como en los máximos niveles de gestión ejecutiva, lo que se irá concretando en los próximos días”, comentó Palacios al término del encuentro.

Finalmente le expusieron al ministro que puede contar con ellos para “apoyar todo plan y medida que tenga como objetivo la mejora del servicio y el crecimiento de nuestra empresa”. Y le solicitaron la reestatización definitiva del CORASA, pero que  “esto debe hacerse en un todo basado en el respeto a la estabilidad laboral de los compañeros y compañeras que conformamos nuestro querido correo”.