Compartir

El Sindicato de Obreros y Empleados de la Industria del Fósforo, Encendido, Pirotecnia, Velas y Afines, en un acto presidido por su secretario general, Clay Jara Toledo, dejó inaugurada una nueva sede gremial en la localidad de José C. Paz. Esta nueva delegación gremial es la cuarta que abre el gremio donde también funcionará un centro médico de la Obra Social para la atención de la salud de afiliados y grupo familiar. “Hoy es un día muy esperado por todos los trabajadores de la actividad, tenemos en claro las prioridades y por eso tomamos la decisión de abrir esta nueva sede que acerca y une más a la gran familia fosforera. Con recursos propios generamos una activa conectividad, trabajando como siempre lo hacemos en la búsqueda permanente de la superación del obrero, escuchando propuestas y colaborando con la sociedad”, sostuvo Clay Jara Toledo.

“Es con más presencia que lograremos una mayor participación de los afiliados en la vida de la organización. Seguiremos avanzando a paso firme para alcanzar el mayor beneficio para los compañeros y compañeras”.

CLAY JARA TOLEDO

El dirigente afirmó: “Es con más presencia que lograremos una mayor participación de los afiliados en la vida de la organización. Seguiremos avanzando a paso firme para alcanzar el mayor beneficio para los compañeros y compañeras”.

Esta nueva delegación viene a satisfacer las necesidades de miles de trabajadores del sector afiliados al gremio de la  zona norte de la Provincia de Buenos Aires, a quienes les acerca a partir de esta iniciativa todo tipo de servicios tanto de orden gremial como de salud, que hace a los objetivos que se propuso e impulsó Clay Jara Toledo desde que se hizo cargo de la conducción.

La dirección de la nueva sede estará a cargo del delegado gremial Sergio Alberth Delgado Jara, referente regional que tendrá la responsabilidad de supervisar la mejor atención para los afiliados, como así también seguir adelante con sus funciones de ver que las necesidades de los trabajadores de la zona puedan ser satisfechas.
En el cierre de su discurso, el secretario general del gremio agradeció a las autoridades municipales “por el acompañamiento de siempre a nuestro gremio y a esta sede gremial”, al tiempo que auguró que “en el corto plazo vamos a multiplicar nuestra presencia en otras localidades del Gran Buenos Aires, es a lo que aspiramos todos quienes conformamos este equipo que tengo el honor de conducir”, concluyó Jara Toledo.

DEFENDEMOS EL TRABAJO

En otro orden de cosas, como lo hizo meses atrás cuando expuso ante la Comisión de Industria y Comercio del Senado de la Nación en defensa de la actividad que se está viendo atacada por un sector de la sociedad, el Sindicato de Obreros y Empleados de la Industria del Fósforo debió esta vez ganar la calle en los primeros días de agosto, para concentrarse frente a las puertas del Concejo Deliberante del Municipio de Escobar ante la amenaza de que en este ámbito parlamentario se dé impulso a una ley que prohíbe la venta de pirotecnia en todo ese distrito. Del mismo modo, como lo hizo en el Congreso de la Nación, Clay Jara Toledo reiteró ante la crítica situación que pone en peligro miles de puestos de trabajo que “el ruido y las molestias” de los fuegos de artificios en las fiestas o celebraciones de la comunidad “son discutibles”, pero “lo que jamás se discute ni negocia es el sustento diario de los trabajadores y sus familias”.

Los fosforeros que desde las primeras horas de la mañana del 2 de agosto decidieron movilizarse, desplegaron una fuerte presencia que hizo sentir su rechazo a la intención de impulsar una ley que perjudicaría la actividad, y por ende el sustento de miles de familias que viven de este trabajo.