Compartir

“Los trabajadores no aceptamos un mundo donde las desigualdades se profundizan, aumenta la concentración de la riqueza y la única respuesta es la precarización de las condiciones laborales y sociales”.

GERARDO MARTÍNEZ .

El conductor de la UOCRA y secretario de Relaciones Internacionales de la CGT, Gerardo Martínez, resultó electo por el término de tres años como Miembro Titular del nuevo Consejo de Administración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), obteniendo 93 de los 128 votos posibles en el marco de la 106º Conferencia Internacional del Trabajo, que se desarrolla en Ginebra, Suiza.

En su exposición en la Sesión Plenaria de la Conferencia, Martínez subrayó la necesidad de que “los gobiernos promuevan el desarrollo con igualdad de oportunidades” con el objeto de “encontrar soluciones para combatir la pobreza, el desempleo, especialmente el de los jóvenes, la esclavitud moderna y el trabajo infantil”.

Gerardo Martínez, quien es delegado titular de los trabajadores de Argentina ante la OIT, renueva así su cargo por el sector de los trabajadores en el Consejo de Administración, órgano ejecutivo de la OIT.

En su exposición, el representante argentino hizo un significativo diagnóstico de situación del mundo laboral. Manifestó que “los trabajadores estamos viviendo transformaciones negativas que implican un retroceso de nuestras legítimas aspiraciones hacia un desarrollo social e inclusivo”.

En ese sentido, alegó que “los trabajadores no debemos pagar las consecuencias de un proceso de globalización que vuelve al mundo más injusto. Los trabajadores sabemos que el mundo está en crisis, crisis que se profundiza en los países en vías de desarrollo donde se vuelve a dar prioridad al negocio financiero por sobre la economía real”.

Martínez subrayó la necesidad de que “los gobiernos promuevan el desarrollo con igualdad de oportunidades” y destacó que “existe un ataque a los derechos sociolaborales y una creciente desigualdad que requiere de la OIT un rol activo y una mayor inserción en el poderoso escenario de la economía global”.

Asimismo indicó que “se debe encontrar soluciones para combatir la pobreza, el desempleo, especialmente el de los jóvenes, la esclavitud moderna y el trabajo infantil”, y citó al Papa Francisco al explicar que “somos testigos del crecimiento de la pobreza en el mundo y de la brecha social que se hace cada vez más grande, pobres que son empobrecidos por otros, excluidos y marginados, a la vez que vemos espantados amplias regiones del mundo donde pobreza significa hambre y muerte”.

Agregó además que “existe un ataque a los derechos sociolaborales y una creciente desigualdad que requiere de la OIT un rol activo y una mayor inserción en el poderoso escenario de la economía real” y afirmó que los trabajadores “no aceptamos un mundo donde las desigualdades se profundizan, aumenta la concentración de la riqueza y la única respuesta es la precarización de las condiciones laborales y sociales”.

EN LA REGIÓN

“En América Latina observamos con preocupación que se profundizan los modelos de exclusión: se incrementa la desocupación o el trabajo es de mala calidad. El diálogo social sigue siendo débil e inexistente, en la mayoría de nuestros países; con una tendencia peligrosa hacia la criminalización de la protesta social que intenta restringir el derecho de huelga. Los gobiernos no están tomando medidas anti cíclicas que revaloricen el papel del estado, con políticas públicas que fomenten la economía real, el desarrollo productivo y el mercado interno. No podemos distinguir entre un país y otro”, evaluó el representante argentino en la OIT.

“El diagnostico que tenemos de la región se da también en la Argentina. El movimiento sindical reafirma la plena vigencia de los derechos fundamentales y su pleno ejercicio, reivindica la libertad sindical, la promoción de la negociación colectiva y el sistema integral de seguridad social y rechaza cualquier forma de violencia y de prácticas antisindicales. Resistimos cualquier intento que ponga en riesgo las democracias de nuestra región y que afecten a los derechos humanos de nuestros pueblos. Los trabajadores somos los que más sufrimos las consecuencias de un modelo económico que no logra impulsar un desarrollo sostenido”, evaluó el dirigente en su alocución ante los miembros de la conferencia internacional.

La delegación argentina en el organismo internacional.